Logo cabecera
 
 
 
Usuario Usuario Anónimo

Acceso rápido
Nick
Contraseña
  Acceder  

Acceso clásico
No recuerdo mi contraseña
Recomendado Registrarme. Nuevo usuario
Búsquedas

Buscar una excursión

Búsqueda avanzada

Estadísticas
  • Hoy
    • 6 visitas
    • 6 páginas
  • Totales
    • 896679 visitas
    • 3086838 páginas
  • Excursiones
    • 3936 realizadas

Valid HTML 4.01 Transitional

CSS Válido!

Canigó (2784 m)
Ficha
Imagen portada de la excursión
Fecha 5 de Noviembre de 2004
Tipo de excursión Alta Montaña
Dificultad F-, +1066m., -1066m.
Conseguida Conseguido Sí
Excursión visitada 8020 veces ( 4 esta semana )

Resumen

Desde "Marialles".

Crónica

Todo empezó cuando, a finales de mayo del 2002, el entonces grupo excursionista SIGMA decidió subir al Canigó desde Cortalets, cosa que no fue posible ya que la pista estaba cerrada a los coches por la nieve. Así que acabamos en las Gorges de Carança y se le quedó esta espinita clavada a DariorL 'el Maligno'...

La cosa se agravó cuando el fin de semana del 29, 30 y 31 de octubre, el ahora grupo excursionista Rocs&Pics organizó dos salidas: una al Valle de Tena y otra al Canigó desde Cortalets. Nuestro yeti loco de las montañas (el Maligno) no pudo ir a ninguna de las dos salidas por motivos familiares y claro, la espinita del Canigó se le clavó más profundamente. Así que, con unas ganas locas de ir a la montaña y además sacarse la dichosa espinita que cada vez se clavaba más y más, propuso una nueva salida al Canigó pero desde Marialles, pasando por la famosa Chimenea. Y estaba decidido a ir aunque tuviera que hacerlo solo, cosas de yeti loco.

Como no había nadie disponible para acompañarle y un compañero montañero no puede dejar solo a otro en la montaña, decidí acompañarle (a última hora por supuesto, para hacerle sufrir un poco). Bueno, la verdad es que fui porque tenía ganas de ir, que sino se va solo.

Así que, entre unas cosas y otras nos pusimos en marcha el viernes sobre las 18h30m-19h00m, con la preocupación de llegar tarde al refugio de Marialles ya que la guardiana dijo que se acostaba a las 22h00m. Fuimos por los túneles del Cadí para ganar tiempo y una vez cruzada la frontera y después de maldecir nuestro nulo francés porque no entendíamos ningún cartel, llegamos a la pista que lleva al refugio, donde el Maligno subió maldiciendo cada canal de desagüe que amenazaba con arrancar alguna pieza de su coche.

Sobre las 22h30m llegamos al refugio y vimos que la guardiana no estaba durmiendo sino que estaba leyendo un cuento en francés a un grupo de excursionistas, mientras uno de ellos traducía al inglés para que los otros dos, que parecían ingleses, entendieran algo. Se reían mucho así que deducimos que o era muy divertido o estaban ya un poco alegres (en una mesa había un paquete de cervezas vacío...). En ese momento nos alegramos de haber llegado tarde porque el cuento tenía pinta de ser horrible.

Después de comunicarnos con la guardiana de forma muy breve (no dábamos para más) sacamos la comida y nos pusimos a cenar en una mesa apartada del grupo de los cuentos, que seguían con sus risas. Al rato se fueron a dormir y gracias a que unas almas bondadosas nos habían enseñado, antes de partir hacia Francia, como se pedía el desayuno en francés, pudimos concretar a qué hora se servía y qué nos daban (bueno, eso pensábamos, aunque no lo teníamos muy claro...).

Llegó la hora de dormir y nos fuimos a nuestra habitación, en la que estábamos solos ya que los cuenta cuentos estaban en la otra ala de la planta.

Después de las fotos y tonterías de rigor antes de acostarse, nos metimos en los sacos, respiramos los millones de partículas de cosas desconocidas y pelusilla que soltaban las mantas y nos dormimos.

A las 7 de la mañana sonó el despertador, ¡maldito invento! El dariorL se levantó rápidamente, ansioso como estaba de empezar ya la conquista del Canigó. A mi me costó algo más levantarme, esta es una de las partes que más odio de las excursiones. El madrugar no me sienta bien.

Eran las 07h30m cuando ya estábamos en la mesa dando cuenta de nuestro desayuno (una peazo jarra de leche de litro por lo menos, de la que yo me bebí un tazón y el Maligno el resto; un pan que no se lo comía ni el "perrito" que pululaba por el refugio; mantequilla, mermelada y pastel de ¿manzana?). Mister Maligno se comió todo lo que pudo y más (menos el pan; y el perro, que consiguió escapar a tiempo), y yo me conformé con un poco de leche y un trozo de pastel. Poco desayuno, y más para mi, pero yo recién levantado no puedo comer y andaba yo preocupado por si me daba una pájara más adelante...

Acabado el desayuno y después de una charla en inglés macarrónico con el francés traductor y los dos ingleses del grupo de los cuenta cuentos, averiguamos que había nieve y hielo pero no eran necesarios los crampones ni raquetas (mejor, menos peso), que la grimpada de la chimenea no era difícil y sólo los últimos 16 metros ofrecían alguna dificultad, y que en unas 5 horas estábamos en la cima.

Nos despedimos de todos (menos el dariorL del perro, que no sabe por qué le tenía manía y le gruñía... supongo que no le hizo gracia ser casi su desayuno...), cogimos los bártulos y nos fuimos al coche a dejar el exceso de peso y decidir qué mochila llevábamos, qué metíamos dentro y qué material era necesario.

Yo, que soy friolero y me va mucho el calor, me pillé todas las chaquetas que tenía y más, mientras que el dariorL, que es un volcán, se conformó con una chaqueta.

Mientras preparábamos todo llegaron dos coches con excursionistas de Barcelona y entablamos una pequeña conversación con ellos, contentos de poder hablar con alguien que nos entendiera y entender algo nosotros también.

Sobre las 08h30m emprendimos la marcha. El camino empieza delante de uno de los refugios libres que hay al lado del parking, por un camino (GR10, marcado con rayas blancas y rojas. También está marcado con unas flechas amarillas de la carrera del campeonato del Canigó), pasa por una puerta para ganado y baja hasta un puente de madera (08h45m). Una vez cruzado éste, el camino sigue por la izquierda y comienza a ascender. Al rato de ir subiendo tranquilamente, haciendo fotos y consultando el mapa, nos adelantó el grupo de los de Barcelona. Iban a buen paso y nos pusimos a seguir su ritmo y al poco llegamos al Coll Vert (1.861 metros de altura, 09h09m), al lado de otra puerta para ganado, donde nos paramos a hacer fotos y se nos escaparon un poco los barceloneses, pero teniéndolos siempre a la vista. En este tramo el hielo y la nieve hicieron acto de presencia y había que ir con cuidado para no resbalar.

Antes de llegar al siguiente río les alcanzamos y les dimos esquinazo hasta el final. Pasamos un par de puertas de ganado más y llegamos a otro río, al que bajamos con cuidado por la nieve helada. Una vez al otro lado hay que seguir el camino hacia la izquierda, aunque parezca que vamos en sentido contrario al Canigó. Aquí dudamos un poco ya que no lo teníamos muy claro y vimos a un par de excursionistas por encima nuestro que iban hacia la derecha y nos confundieron un poco, pero después de mirar el mapa vimos que el camino hacía una especie de U hacia la izquierda sobre el río y en el cruce ya volvía a girar a la derecha.

Fuimos ascendiendo sin dejar este camino hasta llegar a un cruce perfectamente reconocible por una serie de carteles (cartel 1 y cartel 2) (09h54m). Aquí dejamos el GR10 y seguimos subiendo hacía la derecha camino al refugio de Aragón.

En esos momentos marchábamos los dos bien contentos por los buenos tiempos que íbamos marcando, y nos sentíamos sobradísimos y con ganas de ir a otro pico si hacía falta. Pero bueno, la parte final de la ascensión nos puso en nuestro sitio, y aunque seguimos marcando buenos tiempos, ya no tuvimos ganas de ir a ningún otro lado.

Al poco rato ya divisamos a lo lejos el refugio de Aragón y en unos 15 minutos desde el cruce ya estábamos allí (10h14m). Entramos para comprobar si era tan descuidado como decían y vimos que para una emergencia no estaba mal, con chimenea y leña para calentarse (y tal vez ahogarse o quemarse) y espacio para dormir para unas 3 ó 4 personas bien apretujadas. <br> Justo pasado el refugio hay una fuente.

Después de las fotos de rigor miramos hacia el camino que teníamos delante y vimos que la cosa empezaba a picar hacia arriba y cada vez había más nieve. Vimos una marca amarilla de la cursa del Canigó en un poste. Subimos tranquilamente por las Llanuras del Cadí, disfrutando del paisaje y haciendo fotos. Por delante teníamos a los dos excursionistas que nos despistaron antes, de Bélgica creo, a los que dimos caza más adelante.

A una media hora del refugio de Aragón vimos aparecer a lo lejos nuestro objetivo, con la cruz visible pero pequeña y ya nos dimos cuenta que con un pico bastaba. La ascensión a la cima se hace por la parte derecha del valle, por un camino que va zigzagueando hasta la Portella de Vallmanya, pasa junto a la Brecha de Durier y acaba llegando a la famosa chimenea. En este tramo ya llevábamos un rato con fuerte viento, bastante molesto. Sobre las 12h00m llegamos a la Brecha de Durier donde casi no conseguimos disfrutar de unas vistas espectaculares por el viento y el frío, y donde por poco no hacemos ni la foto (cualquiera se quitaba los guantes). Al final el dariorL, que como sabemos es un volcán, consiguió sacar la cámara y hacer la foto.

Después de seguir subiendo y luchando contra el viento un rato más, llegamos al pie de la famosa Chimenea e iniciamos la grimpada (sobre las 12h15m). Al poco decidimos guardar los palos en la mochila porque molestaban más que servían de ayuda, ya que habíamos llegado a una zona donde había que grimpar más, usando manos, dientes y pies para no caerse. Casi superado este último tramo apareció ante nosotros la antesala a nuestro objetivo, la cruz que indica el fin de la grimpada. Superada ésta, llegamos a la cima del Canigó y su cruz (12h30m), después de 4 horas de ascenso casi ininterrumpido.

El dariorL por fin pudo sacarse la espinita del Canigó y estaba más contento que unas castañuelas. Hicimos las fotos y panorámicas de rigor, echamos un vistazo a la mesa de orientación y disfrutamos de las maravillosas vistas. <br> Al poco de nuestra llegada a la cima lo hicieron los belgas y a la media hora llegó el grupo de Barcelona, de forma escalonada, justo cuando acabamos de comer.

Después de aproximadamente una hora en la cima nos quedamos bastante congelados, estábamos a 0 grados o menos y yo ya ni me sentía los dedos de las manos y cuando lo hacía era para sentir dolor. Los pies, con las botas congeladas también sufrían lo suyo.

Al acabar de hacer las fotos al grupo de barceloneses y después de pegar unos cuantos saltos para entrar en calor, decidimos iniciar el descenso, no sin antes echar un vistazo a Montserrat, que se veía desde la cima. El grupo de barceloneses estaba contento porque eran de esa zona y decían ver sus casas, madres y demás familiares saludándoles.

El inicio de la bajada se presentaba algo más complicado, ya se sabe que “desgrimpar” lo grimpado es más difícil que subir.

Bajamos tranquilamente, sin mucha dificultad, aunque el dariorL tenía algo de vértigo, producto de los ratos pasados colgado de paredes cual chorizo de pueblo durante las prácticas del cursillo de escalada.

Esta vez no hacía tanto viento en la Brecha de Durier, pudimos parar a hacer fotos más tranquilamente y el dariorL intentó arrancar un trozo de montaña para llevárselo a casa de recuerdo. No lo consiguió por poco...

Al cabo de una hora y media de bajada nos fuimos acercando al refugio de Aragón, disfrutando de unas hermosas vistas. Al llegar nos paramos a descansar un rato y 20 minutos después estábamos de nuevo en el cruce.

Una vez cruzado el río nos volvimos a encontrar con el hielo y mientras que yo iba bastante seguro y con mis botas agarrándose bien al suelo, dariorL iba dando resbalones paso sí y paso también y no entendía por qué él sí y yo no. Luego vio que tenía las suelas bastante gastadas, al menos eso dijo, que yo no lo vi. Creo que más bien era un poco de torpeza por su parte .-P

Unos 40 minutos después del cruce volvíamos a estar en el Coll Vert y 20 minutos más tarde de nuevo en el puente de madera. Nos quedaba delante una pequeña subida de 10 minutos y a las 16h48m, unas 3 horas y cuarto después de iniciado el descenso, estábamos en el parking, donde acabamos de hacer las últimas fotos, nos cambiamos de calzado y al coche para volver a casa.

Y esto ha sido todo amigos, hasta la próxima excursión.

by Richard => On the Rocks <=

Participantes

Picos

Otros


VOLVERVOLVER

(C) Rocs&Pics 2017 - Aviso Legal - Mapa Web

Todas las fotos de las crónicas están disponibles en resolución fotográfica bajo demanda expresa al grupo.

Para cualquier consulta escribir a: webmaster@rocsandpics.net

Colabora con nosotros