Logo cabecera
 
 
 
Usuario Usuario Anónimo

Acceso rápido
Nick
Contraseña
  Acceder  

Acceso clásico
No recuerdo mi contraseña
Recomendado Registrarme. Nuevo usuario
Búsquedas

Buscar una excursión

Búsqueda avanzada

Estadísticas
  • Hoy
    • 15 visitas
    • 18 páginas
  • Totales
    • 896562 visitas
    • 3086684 páginas
  • Excursiones
    • 3935 realizadas

Valid HTML 4.01 Transitional

CSS Válido!

Pic de Comaloforno (3033 m)
Ficha
Imagen portada de la excursión
Fecha 21 de Mayo de 2005
Tipo de excursión Alta Montaña
Dificultad  
Conseguida Conseguido Sí
Excursión visitada 7097 veces ( 5 esta semana )

Crónica

Tras hacer noche en Boí, nos levantamos sobre las 6:30 para desayunar y ponernos en marcha en dirección a la presa de Cavallers. La excursión promete ser entretenida y larga, así que decidimos darnos prisa y no perder tiempo.

En una media hora se llega perfectamente al parking de la presa de Cavallers, para comenzar nuestra andadura. Por lo visto, también es una zona de escalada y en el parking hay más coches.

Una vez preparadas las mochilas, atravesamos la presa hasta el final y comenzamos a subir por un pequeño sendero hacia el bosque (en línea recta, no hay que girar a la derecha).

El primer tramo es un tanto inclinado y con “bosque a través” hasta llegar al sendero que nos llevará hacia el pico, que está señalizado mediante estacas de madera en el bosque, de manera que sólo hay que seguirlas (ojo con hacerlo de noche pues no se ven y nos podemos perder).

Durante la subida a través del bosque (a media hora de la presa), hay un tramo del sendero que zigzaguea entre las rocas y a través de las cuales está el famoso “paso del oso” (fotos 5, 6 y 7), que se trata de un paso entre dos paredes de roca que, además, en un punto tiene una roca que bloquea el paso y que hay que pasarla por debajo, agachados, para luego subir, primero las mochilas y luego nosotros, ya que si no es estrecho y no se pasa. Es entretenido y bonito, pero no entraña dificultad.

Salvo el paso del oso, el camino por el bosque discurre ascendiendo levemente sin mayor dificultad, como un paseo, hasta que comienza a clarear y desaparecen los árboles para ser sustituidos por piedra y rocas; aprovechamos una de estas rocas grande y plana para hacer un alto en el camino y comer algo. (foto 8)

Este tramo del camino ya no es tan idílico, ya que comenzamos con un camino por rocas típico de montaña marcado por hitos (hay bastantes) por el que debemos cruzar algunos tramos con riachuelos, agua y nieve (foto 9). El objetivo es subir en diagonal hasta alcanzar la arista que queda al fondo a nuestra derecha, para terminar subiendo por ella.

Este tramo se tarda una hora aproximadamente en recorrer hasta llegar a la base de la arista, así que cuando llegamos decidimos realizar un pequeño descanso, antes de una lengua de hielo que hay que atravesar.

Tras atravesar la lengua de hielo en línea recta, trepamos en diagonal por la derecha, alcanzando la base de la arista (se distingue fácilmente porque tiene un hito enorme).

A partir de aquí, subimos en línea recta por el lado derecha de la arista, hasta alcanzar el lago helado del Comaloforno, siempre intentando evitar entrar en la nieve o hielo para no tener que calzarnos los crampones a no ser que sea estrictamente necesario (fotos 11 y 12). Como el lago está helado y cubierto de nieve, cuesta de reconocer, pero hacemos un alto en el camino y decidimos examinar el mapa para determinar nuestra situación; hemos tardado unos 45 minutos en llegar a él.

A partir de ahora, solo hay nieve y más nieve, así que toca calzarse los crampones, confiando en que esté lo suficientemente helada para no hundirnos, ya que no hemos subido raquetas. Según nuestras indicaciones de ruta, se debe atravesar el lago por la derecha o izquierda (no recomiendo que se haga por el centro, por si acaso) y llegar hasta el pie del Comaloforno por su parte derecha, en la que vemos el collado por al que debemos subir para crestear, entre el Comaloforno y el Besiberri Sur.

Por desgracia para nosotros, la nieve está muy blanda, y nos hundimos hasta las rodillas a cada paso que damos y nos cuesta horrores dar el siguiente. Gracias a Jotas y Darío que fueron abriendo camino en todo momento, porque el que suscribe estas líneas quedó desfondado en los dos intentos de liderar la subida. Además, el tramo de subida hasta el collado se va haciendo más vertical de manera progresiva (fotos 14 y 15), con nieve blanda, de manera que los últimos metros hacen que nos comencemos a cuestionar nuestra seguridad, ya que se compone de nieve blanda y rocas mojadas, dando como resultado de un resbalón, la caída de 5 o 10 metros hasta cualquier roca, que podría hacer mucha pupa. (foto 16 y 17)

En total, entre los dos tramos, desde el lago hasta el pie y desde el pie hasta el collado hemos empleado 2 horas y media, esto se merece un descanso.

Pero esto no es todo. Cuando creíamos haber superado lo más duro, se nos descubrió ante nosotros una maravillosa cresta hasta el Comaloforno de las que quitan el hipo, teniendo en cuenta que había nieve por todos los lados. La cresta la atravesamos por su parte derecha, ya que es muy estrecha y aérea, y aún así, por el punto por el que íbamos caminando, solo teníamos pared por la izquierda y caída por la derecha (sí, sí a dos palmos de mi pie comenzaba una vertical de miedo).

Hay que decir que hay un par de puntos en el que hay bastantes pocos puntos de agarre en la roca de la cresta y se deba grimpar un metro y medio dando la espalda al vacío, así que hay que andar con mucho ojo en donde se ponen los pies y las manos. Aunque nunca está de más llevar un buen arnés y cuerda para asegurarse si no se ve claro. A favor del tramo de cresta hasta el pico diremos que es un tramo corto pero intenso (20 minutos), y no es de esos que te dices “esto no acaba nunca”, ya que enseguida llegas a la cruz de la cima, que está colocada en una pequeña olla de 2x2 en la que se puede descansar. Hemos logrado el pico!

Descansamos y comemos un poco para recuperar energías, pensando que ahora hay que deshacer la cresta. Tardamos más o menos el mismo tiempo en atravesar la cresta que el que empleamos haciéndola de subida y llegamos otra vez al collado. Con los crampones puestos, comenzamos el descenso por la vertical que hemos subido, con mucho cuidado de no resbalar para no terminar dándonos con las rocas, aunque Darío encuentra otro camino mejor, por la parte derecha, que es más vertical, solo hay nieve pero no rocas y decide bajar literalmente “de culo”, es decir, en medio minuto baja de golpe unos 100 metros de desnivel dejándose caer por la nieve y se queda esperándonos abajo hasta que lleguemos. Una vez nos volvemos a reunir, vemos que hasta que el camino comienza a ser horizontal otra vez para volver sobre nuestros pasos hasta el lago, queda un tramo y como nos ha gustado la idea de Darío lo bajamos cómodamente “de culo” sin hacer ningún esfuerzo, ya que no es lo suficientemente vertical como para que no se pueda frenar tranquilamente cuando queramos. Las bajadas siempre son divertidas; llegamos de nuevo al lago helado del Comaloforno en una hora y media. Toca descansar.

A partir de aquí, la vuelta es deshacer el camino andado, primero a través de la cornisa, por rocas (en la que, por la mitad, paramos para comer, ya que son las 15:45). Después bajamos de la arista hasta la lengua de hielo (o nevero) y lo atravesamos hasta volver a llegar a las rocas.

La vuelta a través de las rocas se hace igual que a la subida, siguiendo los hitos hasta alcanzar el inicio del bosque, marcado por una enorme piedra plana con dos grandes hitos, una en cada punta de la roca, en la que decidimos hacer una parada técnica. Desde el lago hasta aquí, tardamos 1 hora y media aproximadamente.

Las fuerzas comienzan a faltar ya, y la bajada por el bosque la hacemos con tranquilidad, comentando cual será la próxima excursión y, como no, con los constantes comentarios del Jotas, ya clásicos, de: “Va, que se’ns farà de nit”.

Volvemos a pasar por el paso del Oso y bajamos hasta la presa y el coche. Son las 18:20 de la tarde. Recogemos los bártulos, nos estiramos, nos cambiamos, picoteamos algo de comida, bebemos algo y … para casa, una excursión perfecta.

Resumen:

6:30 : Nos levantamos en Boí

6:55 : En el parking de la presa de Cavallers

7:10 : Pasada la presa de Cavallers, comenzamos a subir

7:40 : Paso del Oso

8:00 : A través del bosque

8:15 : Campo abierto, comienzan las rocas

9:00 : Llegando a la arista

9:10 : Descanso

9:50 : En la arista, subiendo por ella, un pedregal

10:30 : Llegada al lago congelado

10:30-11:40: Nieve y más nieve, subimos por la vertiente, se va volviendo más vertical al llegar a la base del Comaloforno

11:40-12:55: Muy vertical, nieve blanda, llegamos al cuello de la cresta.

13:10 : Cima y descanso

13:35 : Inicio del descenso, hay que deshacer la cresta

13:55 : Final de la cresta, descenso por la nieve vertical, los crampones son necesarios, Darío de culo.

14:15 : A media bajada por la nieve, la cosa se vuelve más horizontal.

15:10 : Lago congelado y descanso

15:42 : Bajando por la arista

15:57 : Fin de la arista, en el nevero entre la arista y el comienzo de las rocas.

16:50 : Fin de las rocas, comienzo del bosque. Descanso.

17:35 : Vuelta al paso del Oso

18:20 : Párking y fin de la excursión

by BorriX

Participantes

Picos

Otros


VOLVERVOLVER

(C) Rocs&Pics 2017 - Aviso Legal - Mapa Web

Todas las fotos de las crónicas están disponibles en resolución fotográfica bajo demanda expresa al grupo.

Para cualquier consulta escribir a: webmaster@rocsandpics.net

Colabora con nosotros