Logo cabecera
 
 
 
Usuario Usuario Anónimo

Acceso rápido
Nick
Contraseña
  Acceder  

Acceso clásico
No recuerdo mi contraseña
Recomendado Registrarme. Nuevo usuario
Búsquedas

Buscar una excursión

Búsqueda avanzada

Estadísticas
  • Hoy
    • 5 visitas
    • 19 páginas
  • Totales
    • 896720 visitas
    • 3086935 páginas
  • Excursiones
    • 3936 realizadas

Valid HTML 4.01 Transitional

CSS Válido!

Pic de les Tres Canaletes (2608 m) - Puig de les Gralleres (2617 m) - Puig de la Canal Baridana o Vulturó (2653 m) - Puig del Quer (2571 m) - Puig de la Canal de Cristall (2586 m) - Salt del Sastre (2593 m) - Pic de Costa Cabirolera (2605 m)
Ficha
Imagen portada de la excursión
Fecha 20 de Enero de 2007
Tipo de excursión Alta Montaña
Dificultad , 28 Km., +2285m., -2285m.
Conseguida Conseguido Sí
Excursión visitada 3272 veces ( 1 esta semana )

Resumen

Dura excursión circular que sale desde el pueblo de Josa y recorre toda la Sierra del Cadí, para subir a su punto más alto.

Crónica

Salimos desde Cerdanyola y cogemos nuestra querida C-58, desviándonos en Terrassa cogiendo la C-55 para no entrar en el maldito peaje hasta Manresa. Una vez en Manresa, nos desviaremos hacia la derecha, en dirección Berga, pasamos dicha población y tras pasar algún que otro túnel vemos nuestro desvío a la izquierda hacia el Pedraforca. Pasamos nuestro conocido cámping "el Repòs" y continuamos hacia Saldes por la B-400. Pasamos dicha población y continuamos hacia Gòsol rodeando para ello el magnífico macizo del Pedraforca. Una vez en esta última población, continuamos hacia Josa del Cadí (1431 m), a la cual llegamos sobre las 8:45 (RUTA: Llegada --> Josa del Cadí).

Una vez allí, intentamos subir con el coche por un caminito que hay justo a la derecha en donde comienza el pueblecito, pero el Seat León de Juanma es demasiado bajo para pasar por aquel caminito y llegar hasta el Coll de Jovell (1790 m), por tanto, tocaba dar la vuelta y aparcar en el mismo Josa del Cadí.

A las 9:15 y tras haber desayunado algo de lo que portábamos en las mochilas, estábamos listos para comenzar nuestra aventura, 359 metros nos separaban del final de nuestra primera etapa, el Coll de Jovell.

En esta primera etapa seguimos las marcas blancas y rojas del GR 150-1, que en su primera parte pasa junto la bonita parroquia de Santa María de Josa, el camino gira a la derecha dejando dicha parroquia a nuestra izquierda y se enfila por una especie de valle en "V" formado por el pico Cadinell (2112 m) y la serra del Boixader a nuestra derecha. El punto final de dicha "V" será el Coll de Jovell (1790 m) desde donde tendremos que girar a la derecha para atacar el fuerte desnivel de la Serra del Boixader (unos 700 u 800 metros de fuerte desnivel, tarteras, piedra descompuesta y pequeñas grimpadas en su parte final). Las vistas del pueblo de Josa del Cadí son dignas de una postal.

Dicho GR se junta en algún que otro tramo con la pista transitable para coches que sube hasta el Coll de Jovell, lástima que nuestro León haya dicho que no quería subir tan pronto, nos hubiera ahorrado casi una horita de caminata, aunque hay que ser positivos y dicha aproximación nos valdrá para calentar motores, ya que nos espera un día de lo más duro y largo.

Llegamos al Coll de Jovell a las 10:05, rápidamente giramos a nuestra derecha siguiendo las marcas del GR 150-1 y alguna que otra marca amarilla correspondiente a un PR, poco a poco la cosa se va empinando, no queremos ni mirar hacia arriba, pero es inevitable tener que hacerlo y comprobar así lo que queda para el final de dicho sufrimiento.

En su parte inicial el camino de subida por la Serra del Boixader zig-zaguea un poco haciendo que sea un poco más descansado el subir por aquí, es más, flanquea hacia la parte izquierda de dicha Serra, pero no nos engañemos, el camino de subida, tras haber hecho un tercio del mismo, se olvida de los zig-zags y tira recto hacia arriba (bueno, con algún que otro pequeño zig-zag en el segundo tercio de dicha subida y sin ninguno en el tercio final), aparece la piedra descompuesta y alguna que otra pequeña tartera.

El cansancio se hace patente, las piernas se quejan una y otra vez y obtamos por hacer una pequeña parada a las 10:30 junto a un árbol, las vistas son inmejorables, la Serra d'Ensinja, el Port del Compte, el Pedraforca y la subida que ya llevamos. Tras unos 10 minutos y habiendo bebido y comido algo toca volver a colocarse la mochila a la espalda.

Juanma sigue tirando hacia arriba con fuerza, Guiller le va a la zaga y yo un poquito más retrasado, mi respiración se resiente rápidamente tras el descanso y tengo que ir parando a tramos para tomar algo de aire y bajar los latidos que resuenan con fuerza bajo mi caja torácica.

No alcanzo a ver el final de dicho sufrimiento, quiero pensar que cuando lleguemos arriba será todo planito e iremos de pico a pico en un ¡plis! ... más piedra descompuesta, más tarteras, más pendiente ...

Tras un rato volvemos hacer una pequeña parada de 5 minutos y así reagrupamos el grupo, aunque rápidamente se vuelve a desagrupar, ya que a los 2 minutos de mi llegada salen Juanma y Guiller, yo descanso los 5 minutos reglamentarios y vuelvo a la carga. La parte final de la subida son pequeñas grimpadas encadenadas que, por fin, desembocan a la tan ansiada parte cimera del Cadí, miro a mi alrededor y por lo que veo, no será tan plana como yo deseaba, pero ¿qué se le va a hacer? hay que seguir hacia nuestro objetivo principal, el techo del Cadí, el Vulturó (2653 m).

Nos conseguimos reagrupar definitivamente, disfrutamos unos nanosegundos de las vistas que nos rodean y continuamos la marcha. Desde nuestra posición podemos ver un rebaño de Isards y la Torre del Cadí (2562 m), en cuya cima había estado otra parte del grupo el 27 de Diciembre del 2006 (o sea, hace 3 semanas).

Abandonamos momentaneamente el GR (ya volveremos a enlazar con él más adelante), lo dejamos a nuestra izquierda y nosotros subimos en diagonal hacia nuestra derecha para intentar minimizar el rodeo que da dicho GR para llegar a nuestra primera cima, el Pic de les Tres Canaletes (2608 m) y acortar así el tiempo de la excursión (que de por sí ya será mucho).

En esta parte ya comenzamos a hablar sobre por dónde bajar hasta Josa del Cadí, vemos un poco expuesto volver a bajar por donde hemos subido y seguro que si bajamos por ahí, no nos libraremos de algún que otro resbalón, existe otra posibilidad, llegar hasta el Pic de la Costa Cabirolera (2605 m) y enlazar allí con un GR de fácil seguimiento y suave bajada, de momento lo quedamos en el aire, ya decidiremos más adelante qué hacer ...

La subida no es tan dura como la de la subida por la Serra del Boixader, pero el fuerte desnivel ya salvado comienza a pasar factura y las piernas y sus músculos cada vez se quejan con más fuerza.

Tras esta subida sostenida y tras algún que otro resoplido, conseguimos llegar finalmente a nuestro primer pico del día, el Pic de les Tres Canaletes (2608 m), son las 12:30 y ya no hay posibilidad de fiasco ... nos hacemos la foto de rigor, disfrutamos la visión de la Cara Norte y continuamos nuestra marcha para seguir con nuestra colección de picos particular, ahora le toca el turno al Puig de les Gralleres (2617 m), tras él nos tocará mover ficha para continuar el asedio al techo del Cadí, el Vulturó (2653 m).

Habiendo sufrido alguna que otra rampa en los músculos de las piernas y bordeando la fabulosa Cara Norte del Cadí, a las 13:23 conseguimos llegar al Puig de les Gralleres (2617 m), el cansancio es patente, bebemos y comemos un poco y continuamos la marcha. Bajamos hasta el Coll de la Canal Baridana y vemos ya con horror la subida que se nos viene encima para llegar al techo del Cadí, tememos un poco la parte final de dicha última subida, ya que va por la Cara Norte y podemos encontrar alguna que otra placa de hielo.

Juanma no tiene piedad y tira con fuerza, yo le sigo a unos metros y tras de mí viene la Guiller ... Finalmente parece que me he conseguido recuperar y las piernas me comienzan a responder bien, han tardado lo suyo en calentar esta vez.

Comenzamos a acumular kilómetros a nuestras espaldas y esto, poco a poco, se va haciendo patente en los comentarios, en los gestos y sobre todo en nuestras caras.

Una vez en la parte de subida por la Cara Norte nos damos cuenta de que no era tan fiera como creíamos, hay nieve, pero se puede esquivar sin dificultad, y de placas de hielo nada de nada. Ya sólo nos queda un suspiro para llegar al Vulturó, una pequeña y fácil grimpada final y ya estamos en nuestro objetivo principal del día, el Vulturó (2653 m), son las 13:58.

Ahora toca comer y votar para ver qué camino tomar de regreso a Josa del Cadí. Bajamos unos metros para estar un poco más a refugio del frío viento que nos castiga con fuerza, nos sentamos y sacamos nuestras suculentas comidas, en mi caso, un buen plato de pasta, gallets con tomate y carne, esquisitos a mi humilde paladar. Juanma y Guiller al ver los gallets preparados de esta forma, me preguntan sobre ello, ya que sólo están acostumbrados a comer dichos gallets en la sopa, yo les comento que a mí me gustan más que los macarrones normales ya que la carne se introduce en ellos y parece como si comieras Tortellinis, pero bueno, no estamos en una web de recetas de cocina, así que no ahondaré mucho más en este tema, además, seguro que a más de uno se os está poniendo los dientes largos de leer estas letras, je, je, ...

Es el momento, llegó la hora de la votación para ver por dónde volver, aunque fue una votación fácil y unánime, todos decidimos hacer la circular en vez de volver por el mismo sitio, ya que, aunque más larga la ruta, es menos expuesta la bajada y a estas alturas, las piernas no están para demasiadas florituras. Además, si conseguimos hacer la circular aumentará notablemente el número de picos en nuestra colección particular, 4 picos más esperan ser asaltados ... ¡vamos a ello!

Bajamos hacia el Coll de LIitze o de Quer, para luego volver a subir al Puig del Quer (2571 m), Guiller comienza a acusar el fuerte esfuerzo que llevamos acumulado, y se plantea alguna que otra vez si es necesario subir hasta la cima, finalmente y dada su gran fortaleza mental, consigue autoconvencerse y subir a coronar todo lo que se le ponga por delante ... ¡con un par!

A Juanma, el frío también le va pasando factura y comienza a tener un poco de congelación en las manos ... aunque nada serio y se le pasa rápidamente tras colocarse dicha mano en algún lugar estratégico de su cuerpo que está más caliente.

Admiramos la subida de la Canal de l'Ordiguer y llegamos al Puig del Quer (2571 m) a las 15:00, foto de rigor y continuamos la marcha de bajada, volvemos a admirar otra famosa Canal, la Canal del Cristall y continuamos nuestro camino, ahora de subida hasta coronar el Puig de la Canal de Cristall (2586 m) a las 15:13. Tomamos la foto para el recuerdo, unos nanosegundos más de oxígeno y continuamos marcha hacia nuestra sexta cima del día, el Salt del Sastre (2593 m), a la cual llegamos a las 15:36.

Las vistas de la Cara Norte del Cadí nos dejan una y otra vez boquiabiertos y maravillados así que vamos echando alguna que otra foto poniéndonos al mismo borde del abismo, bueno, más bien yo le pasaba la cámara a la Guiller y ella las echaba, ya que a mí no me daba muy buen rollito acercarme tanto al Abismo de Hell.

El último pico del día se alzaba majestuoso ante nosotros, el Pic de la Costa Cabirolera (2605 m), hacemos la que pensamos nosotros sería la última subida del día y coronamos el pico a las 16:00. Volvemos a hacernos la foto de rigor y nos quedamos con la vista clavada en el infinito, buscando nuestro primer pico del día, aunque con el Vulturó delante de nosotros es difícil que lo veamos. La felicidad nos invade y provoca que nos fundamos en un gran abrazo, un trabajo bien hecho bien lo merece.

Ya sólo nos queda la bajada, y digo sólo por no poner demasiado hierro al asunto, porque queda una buena kilometrada hasta el coche, en mi cabeza voy haciendo cuentas de cuánto desnivel hemos podido hacer, y las cuentas me llevan a pensar que habremos salvado cerca de los 2000 metros, pero el GPS de Juanma no puede confirmarlo hasta que lo conecte al ordenador de su casa, así que tocará esperar para solventar la incógnita.

Bajamos unos metros y comenzamos a cambiar impresiones de por dónde creemos que seguirá el camino, un ojo puesto en el mapa, otro en la bajada, parece que es por allí ... debemos encontrar una cabaña, para ello podemos ir por el GR o acortar camino por una especie de atajo, por supuesto, decidimos lo segundo ...

Entramos de nuevo en la Cara Norte del Cadí, la nieve vuelve a hacer acto de presencia, aunque en poca cantidad, y esto es malo, ya que debajo de esta pequeña capa de nieve es muy probable que encontremos hielo, por tanto, vamos despacio para extremar las precauciones.

Finalmente conseguimos llegar a una especie de altiplano donde tenemos que seguir el GR o buscar el atajo, creemos encontrar el segundo, hay una especie de caminito pisado y decidimos ir por él. Antes, echamos una miradita atrás para ver por donde habíamos bajado, la verdad es que desde aquí abajo tiene una pinta peor de la que percibíamos cuando bajábamos.

Nos introducimos de lleno en el caminito que creemos es el atajo y a nuestra derecha surge de nuevo un gran rebaño de Isards y nos quedamos anonadados observándoles, ellos también nos observan ... suben, bajan, flanquean la ladera de la montaña, son incansables, ¡qué envidia!

Por fin, el camino nos deja en lo que parece un torrente seco, vemos parte de un tejado, suponemos que será de la cabaña que tendríamos que ver ... seguimos con el mapa intentando adivinar el camino, pero para variar, metemos la pata, supongo que el cansancio y el no querer subir más, nos hizo tomar la decisión de bajar por aquel torrente, el buen camino subía a la nueva pared que teníamos de frente y cogía el GR sin mayores problemas, pero claro, esto último lo averiguamos más tarde.

Juanma tiene una llamada al móvil, lo saca y ve que es mi mujer, un mal presagio me viene a la cabeza (la última vez que me hicieron una llamada en la montaña fue cuando intentaba el Montardo junto a Freelander y Floppy, y era para decirme que mi abuelo había fallecido ... aún tengo pendiente dicho pico para dedicárselo a mi querido abuelo), enciendo mi móvil y tengo llamadas perdidas de mi querido primo y de mi fantástica mujer, el mal presagio se acrecenta en mi cabeza. Llamo primeramente a mi primo y me comenta que mi abuela había sido ingresada en el hospital de la Cruz Roja ... ¿qué ha pasado? Mi primo me explica la situación pero todo parece bajo control ... llamo a mi mujer que está bastante nerviosa y trato de tranquilizarla, a la vista de lo que mi primo había dicho, todo parecía estar bajo control médico.

A la vez que voy hablando, vamos bajando por el torrente seco y finalmente entramos en una especie de bosque y la cobertura me comienza a fallar, me despido de mi mujer dejando la situación un poco más tranquila y continuamos para yo no sé dónde ... Los nervios y las prisas comienzan a carcomerme las entrañas, ¿por dónde es? ¿vamos bien? Parece que no vamos bien y no sabemos si encontraremos más abajo algún salto o cascada en el torrente por el que vamos que nos impedirá el paso, las curvas de nivel del mapa son cada vez más pronunciadas y esto hace a Juanma decidir que no vamos bien, coge su GPS y supuestamente el GR está 140 metros a nuestra izquierda, justo encima de un paredón casi infranqueable, y además, las fuerzas de todos están muy, muy justas, la noche está a punto de caernos encima, mi abuela en el hospital, ... ¡maldición! ¡Todo se me está juntando!

Decidimos subir aquel paredón que tenemos a nuestra izquierda y intentar conseguir salvar los 140 metros en línea recta que nos separaban del GR, pero ... y si cuándo lleguemos arriba hay un barranco y no podemos continuar, no sabemos qué hacer, pero ante la duda tiramos hacia arriba, por el paredón de nuestra izquierda (según bajábamos).

Juanma se pone en cabeza, Guiller y yo vamos cerrando el grupo de 3, vamos muy, muy cansados y esta nueva pared no entraba, no podía entrar en nuestros planes, la pendiente es fortísima y las piernas no aguantan todo lo que nosotros querríamos, para colmo de males, la fuerte pendiente se junta a tramos con vegetación y barro, por tanto, nos hace avanzar con más pena que gloria, incluso hay algún que otro resbalón que conseguimos parar a tiempo, pero eso no era todo, también nos vamos encontrando pequeñas tarteras que hay que flanquear y superar como podemos, la noche se sigue echando encima, el reloj sigue impasible avanzando hacia la hora fatídica de la nocturnidad y nosotros en medio de aquella pared sin saber si habrá un barrando detrás de ella y por tanto, deberemos bajar nuevamente por aquel paredón.

Juanma desaparece de nuestra vista en la parte alta del paredón, no sabemos dónde está, Guiller y yo vamos todo lo rápido que podemos y finalmente salimos a la parte alta de aquel paredón, vemos a Juanma, está en una especie de camino muy pisado, es el PR-C 124, ¡estábamos salvados! Menos mal que no encontramos ningún barranco, sino no sé muy bien qué podría haber ocurrido, tal vez hubiera tocado dormir al raso aquella noche ... tal vez una llamada al 112 ... no sé ...

Este camino, según nos comenta Juanma, es bastante conocido por él, ha hecho varias rutas en bici por aquí, así que dentro de lo que cabe, aunque se nos haga de noche, la tranquilidad de que llegaremos al coche sea la hora que sea parece que nos acompaña.

Abandonamos por fin la Serra Pedregosa y nos encaminamos hacia el Coll de les Bassotes, bajando para ello por el Prat Socarrat. Una vez aquí la noche es ya más que patente, aunque nuestros ojos siguen viendo más o menos y decidimos no parar aún para coger el frontal.

Aquí debemos tener en cuenta que debemos abandonar el PR-C 124 que va hacia el refugio Lluís Estasen antes de llegar al Collell, para ello cogeremos el desvío que va hacia la derecha (según se baja) y nos dirigiremos hacia la Barraca del Bover. Antes de coger dicho desvío, paramos y comemos un poco, estamos desfallecidos, y ya de paso nos colocamos los frontales para no cansar más la vista a estas horas de la noche.

Seguimos el desvío antes descrito y pasamos algún que otro cruce, por supuesto, alguna que otra vez debemos recular una decena de metros por haber tomado algún que otro cruce que no era, pero gracias a que Juanma lo conocía todo más o menos bien y que el GPS nos marcaba la incorrección, volvíamos al buen camino sin problemas, sin tener que subir ningún otro paredón.

La noche es bastante fría, pero yo sigo en manga corta, no hay más tiempo de parar a colocarse ninguna capa más, además, no tengo excesivo frío, lo único que pasa es que el sudor se me va congelando en los brazos y poco a poco se me va enfriando bastante.

El camino cruza algún que otro torrente, pero cada vez que lo cruzamos encontramos tremendos grosores de hielo que hacen que rodeemos el camino para volver a retomarlo un poco más adelante por donde podemos.

Al GPS se le acaban las pilas, pero Juanma le pone unas de recambio que lleva, aunque a estas alturas ya sólo vale para ponernos de mal humor, ya que nos dice lecturas que interpretamos erróneamente y cada 5 o 10 minutos volvemos a recalcular la distancia que nos queda hasta los coches sorprendiéndonos que nos queda más que hace 5 minutos ... ¡Grrrrrrrrrrr!

Definitivamente agacho mi cabeza y alumbro con el frontal al camino, no levanto la cabeza para nada más que para ver si mis compañeros siguen detrás de mí ... vamos a buen ritmo, no hay subidas y vamos adelantando bastante camino, si no nos hubiéramos confundido en el torrente seco puede ser que ya estuviéramos en los coches, pero si Rocs&Pics no se confunde ya no sería lo mismo ...

Pasamos la Barraca del Bover ... ya va quedando menos ... por fin el camino nos hace llegar a la carretera, carretera que nos llevará hasta Josa del Cadí. Estamos deshechos, destrozados, desesperados del cansancio, ... incluso intentamos parar algún coche para que uno de nosotros llegue a nuestro León y vuelva a recoger al resto, pero creo que los coches al vernos pasaban bastante de nosotros, supongo que nosotros en su situación y vista lo que te puedes encontrar por la carretera haríamos lo mismo, aunque a nosotros, de momento, no nos hacía mucha gracia que no nos pararan.

A las 20:30 de la noche llegamos a nuestro confortable León, parecía mentira que hace más de 11 horas, de día, salíamos desde este mismo lugar en busca de nuestro objetivo, el Vulturó.

Pero lo habíamos conseguido ... ¡OBJETIVO CONSEGUIDO!

Esta crónica me gustaría dedicársela a mi abuela, allá donde ahora mismo se encuentre, en ese paraíso que hay por encima de la montaña más alta de la tierra, más allá de las nubes que vemos en el cielo azul, más allá ... ¡Va por tí abuelita! A toda montaña a la que suba me acompañarás en el recuerdo y mientras más alta sea más cercano a tí y al abuelito me sentiré.

by Maligno

Participantes

Picos

Otros

/dat/img/graficasDesnivel/657.jpgGrafica Desnivel
/dat/img/mapas2D/659.jpgMapa 2D
/dat/img/mapas3D/658.jpgMapa 3D

VOLVERVOLVER

(C) Rocs&Pics 2017 - Aviso Legal - Mapa Web

Todas las fotos de las crónicas están disponibles en resolución fotográfica bajo demanda expresa al grupo.

Para cualquier consulta escribir a: webmaster@rocsandpics.net

Colabora con nosotros