Logo cabecera
 
 
 
Usuario Usuario Anónimo

Acceso rápido
Nick
Contraseña
  Acceder  

Acceso clásico
No recuerdo mi contraseña
Recomendado Registrarme. Nuevo usuario
Búsquedas

Buscar una excursión

Búsqueda avanzada

Estadísticas
  • Hoy
    • 0 visitas
    •  páginas
  • Totales
    • 896547 visitas
    • 3086666 páginas
  • Excursiones
    • 3935 realizadas

Valid HTML 4.01 Transitional

CSS Válido!

Tossa Plana de Lles (2916 m)
Ficha
Imagen portada de la excursión
Fecha 19 de Febrero de 2005
Tipo de excursión Alta Montaña
Dificultad , 13 Km., +966m., -966m.
Conseguida Conseguido Sí
Excursión visitada 2796 veces ( 1 esta semana )

Crónica

Salimos de Barcelona sobre las 6:00 AM por la C-58 en dirección a Manresa, de aquí hacia Berga por la C-16, cogemos el Túnel del Cadí, cuyo precio son 8.85 euros (60 céntimos menos si coges ida y vuelta en los peajes manuales). Tras el peaje continuamos en dirección Puigcerdà, por la N-260 y así unos 15 Km., hasta llegar al pueblo de Martinet, aquí desayunamos tranquilamente en el restaurante de mismo nombre que el pueblo, bueno, lo hacen algunos, ya que no suelen tener bocadillos calientes por la mañana, y a mí, es lo único que me apetece con el frío reinante (el termómetro del coche llegó a marcar -11º en el exterior cuando íbamos a la altura de Guardiola de Berguedà). Tras el desayuno, continuamos viaje, 2 Km. después de haber salido del pueblo, tomaremos el desvío a la derecha que, tras 8 Km., nos dejará en Lles de Cerdanya (RUTA --> Llegada: Lles de Cerdanya), en total, unas 2 horas de viaje (sin contar los 45 minutos de desayuno), eso sí, en esta época se debe salir temprano para no coger las retenciones provocadas por los esquiadores. Continuamos por la misma carretera hasta llegar a la estación de esquí de fondo de Lles y el refugio de Cap de Rec (1986 m), que son unos 15 minutos desde Lles de Cerdanya, no tiene ningún tipo de pérdida.

El día parece que va a ser bastante bueno, tan sólo hay alguna nube sobre la Tossa Plana (2916 m), aunque nos cae algún que otro copo de nieve, es el viento, que arrastra dichos copos hasta donde nosotros estamos, aunque esto comienza a ser un poco sospechoso, pero no nos preocupamos y comenzamos a preparar el equipo. Con nosotros se estrenan Guillem y Ana, ambos componentes serían cruciales a lo largo de la excursión, aunque al principio, tuvieron sus más y sus menos para colocarse las raquetas alquiladas en la misma estación de esquí, je, je, ... Por cierto, para andar por las instalaciones acondicionadas para las raquetas, hay que comprar un forfait que vale 2 euros si no estás federado y 1 si lo estás (como es el caso de Lluís y mío).

Con todo preparado, sobre las 9:00 AM, comienza nuestro peregrinaje hasta la cima de la Tossa Plana. Tenemos una hora por delante hasta que lleguemos al refugio de Pradell (2100 m), ya habremos salvado nuestros primero 120 metros de desnivel. El camino es fácil de seguir (siempre dirección NW), ya que el camino, a pesar de la nieve existente y de que somos los primeros en abrir vía (por tanto no hay huellas a seguir), es bastante visible, además, los carteles existentes no dan lugar a ningún tipo de pérdida ni error. El camino no tiene nada difícil que resaltar, cruza en 2 ocasiones la pista de esquí de fondo, la última vez que lo hace, hay que seguir dicha pista unos 25 metros hasta encontrar el desvío. Eso sí, a pesar de que casi todo el rato se va por camino más o menos llano entre bosque, hay alguna que otra subidita que nos puede valer para calentar las piernas para todo lo que nos queda.

De momento, reinaba el sol, y la nieve no caía (¡claro!, estábamos en mitad de un bosque). Pero al salir del bosque, justo 300 metros antes de llegar al refugio de Pradell (al cual, en verano, se puede llegar en coche), vimos como sería el resto del día ... niebla y nieve nos aguardaban. El refugio está ubicado en una gran planicie, aunque para llegar hasta él, nuestra piernas dirán que el terreno no es del todo llano. Llegamos a dicho refugio a eso de las 10:00 AM. Había poca gente que subiera este día, aunque algún que otro intrépido esquiador seguía nuestros pasos, y antes de llegar al refugio nos adelantaban sin compasión.

Una vez en el refugio, descansamos y repusimos fuerzas brevemente, la cosa no pintaba nada bien, y PicsandPixels decía de seguir sólo hasta que pudiéramos seguir las marcas, yo le daba la razón, pero mi interior gritaba ¡hay que coronar!, aunque no quería subir yo sólo. Tras algún que otro pacto, seguimos adelante (dirección N), de momento, los 5 juntos. Cruzamos nuevamente la pista de esquí de fondo y seguimos dirección N, llegamos al punto en el que la semana anterior nos confundimos y giramos dirección NW, hacia el Tossal Bovinar, esta vez sabíamos que no debíamos coger esta dirección, además, comenzamos a atajar camino siguiendo las huellas de otros 2 intrépidos que van delante.

Tras unos 50 minutos de interminables zig-zags debido a la constante pendiente existente, llegamos al Pla de les Someres (2335 m) por su parte Este, para llegar aquí, nos hemos basado en seguir las pisadas de los que van por delante, no encontramos ningún tipo de fita ni nada que se le parezca, la nieve lo ha tapado todo. Sobre las 11:15, descansamos en dicho Pla de les Someres y comemos algo para retomar fuerzas para la parte que aún nos queda. El tema se presenta durillo, ya que, a pesar de que la pendiente no debe ser mucha, la niebla existente y el fuerte viento que nos azota desde que hemos salido a campo abierto, dificulta tremendamente nuestro paso. PicsandPixels insiste en que si lo ve poco claro, reculará, en principio, yo, interiormente, sigo gritando que si hemos llegado hasta aquí, hay que llegar al final, pero de momento, los 5 expedicionarios seguimos juntos y para adelante.

Tras el descanso, la toma de alimento y el pertinente cambio de impresiones sobre seguir o no, seguimos adelante, ya se abre ante nosotros la última, pero larga pendiente que nos llevará a la cima de la Tossa Plana. La cosa empieza suave, pero poco a poco, la cosa se va endureciendo, sin ser una cosa extrema, la única dificultad es la mucha nieve existente y la ausencia de marcas a seguir para hollar la cima. Poco a poco, el grupo se va disgregando, Guillem y yo, tiramos delante, luego el resto de componentes. Vamos haciendo pequeñas paradas para reagruparnos. Atravesamos algún que otro nevero.

Llegamos a un punto en que nos encontramos con los esquiadores que subían delante de nosotros. Ellos parecen que reculan, el tiempo no es bueno y parece ser que la nieve no es buena para ser esquiada. Nosotros volvemos a reagruparnos y volvemos a parlamentar, mi idea es fija, ya no hay vuelta atrás, Lluís dice que tirará, pero que a las 13:00, reculará y volverá al refugio, Guillem y Ana, en principio, se posicionan para tirar hacia arriba, Maricel va un poco cansada.

Seguimos sin encontrar ninguna fita ni señal, pero Guillem había subido hace tiempo y parece que recuerda un poco el camino ... la verdad es que Guillem será fundamental para la bajada, tiene una gran orientación, un gran aguante, y se le ve con ganas ... ¡menos mal! un espíritu Rocs&Pics ... Seguimos subiendo, Guillem delante, yo 50 metros por detrás, ¡bravo por Guillem!, está hecho todo un montañero, tiene un gran aguante físico. Tras de mí, vienen Ana, Maricel y Lluís. Son casi las 13:00, yo intentaba tirar con fuerza del grupo, pero Maricel iba bastante tocada, Guillem por delante ¡es un crack! Yo seguía fuerte tanto física como mentalmente, Guillem también y Ana también venía con fuerza ... A medida que íbamos subiendo, el viento nos zarandeaba más y más, fue en este punto donde la fuerza mental de Maricel pudo ganarla la partida, y reculó hacia el refugio de Pradell, llevándose también a PicsandPixels.

Quedábamos 3 miembros ... Guillem, Ana y yo mismo ... seguíamos hacia arriba, ya eran las 13:00, debe quedar poco ... otro grupo venía por detrás ... nos cruzábamos alguna que otra marca ¡íbamos por el camino correcto! Guillem, siempre delante, nos iba guiando hacia la cima por un camino que, más o menos, se intuía ... La niebla seguía, el viento era fuerte y no paraba de nevar, toda la ropa que llevábamos era poca, hacía un frío de ¡mil demonios!

Otra pendiente ... ya debe quedar poco ... otra pendiente ... debe quedar poco ... otra pendiente ... ¡ánimo! debemos estar muy cerca ... tras otra de las múltiples pendientes que encontramos, se intuía una especie de llano ... ¿será la cima? Había que seguir adelante y averiguarlo ...

¡Era la cima! ¡Objetivo cumplido! Otro grupo llegó tras nosotros ... Tras las fotos de rigor, y las nulas vistas que tuvimos, era tiempo de bajar rápidamente, hacía mucho frío, seguía nevando y la niebla persistía ... Eran más o menos las 13:30 ... ¡4 horas y media habíamos tardado en hollar la cima!

Guillem se vuelve a poner delante, yo optaba por bajar por donde habíamos subido para poder así seguir las huellas de bajada, ya que el camino era imposible de intuir de otra manera, pero Guillem opta por otro camino, tengo fe ciega en él, nos había llevado a la cima, así que ¿por qué no nos va a sacar de aquel infierno?

Pues bien, comenzamos la bajada, no se ve nada, todo es blancura, parece que hubieran lavado el entorno con Ariel o algo así, sólo se ve algún que otro puntito negro cuando hay alguna piedra asoma por encima de la mucha nieve existente o algún árbol o arbusto ...

A medida que bajamos, yo comienzo a preocuparme, no conozco nada, no se ve nada, ¿dónde estamos? No diga nada por no preocupar a nadie, aunque viendo la cara de Guillem (bueno, eso de verle la cara, es un decir, ya que va tapado hasta las cejas), parece que todo va bien ... Guillem sigue bajando, yo a pocos metros, y Ana un poco más atrás, aunque cada vez se va quedando más atrás ... eso sí, no la perdemos nunca de vista, vamos haciendo paradas cada poco tiempo para reagruparnos, en un momento, vimos que Ana tenía problemas con las raquetas, quedamos a la expectativa a ver si ella puede solventar la solución o bien tenemos que subir a echarla una mano ... parece que todo se resuelve con un poco de tiempo, eso sí, ha tenido que quitarse uno de los guantes y debe tener la mano helada, llega a nuestra altura, viene sonriente ... pero dice que no siente las manos, se tuvo que quitar los guantes y lo ha pasado mal ... inmediatamente mete las manos dentro de la chaqueta de Guillem, abrazándole e intentando volver a entrar en calor las manos ...

Justo delante nuestro un numeroso grupo de personas se comienzan a vislumbrar ... ¡por fin! Respiro tranquilo ... ¡Guillem nos ha sacado de allí! Llegamos a la altura del grupo, y tras cruzar unas palabras con ellos, nos dicen que van para arriba, a la Tossa Plana, les decimos que tengan cuidado, que la 'meteo' es mala, y nos dicen por donde han subido para que nosotros también podamos bajar ... otro gran número de personas están bajando, se les ve bastante torpes, yo me comienzo a preguntar qué demonios hacen estas personas por allí, y con aquellas condiciones climáticas ... uno de ellos nos pregunta por donde bajar, y dejan entrever que si pueden unirse a nosotros en la bajada, ya vemos el Pla de les Someres bajo nosotros, les decimos por donde bajar y comenzamos nuestra bajada fraticida, tenemos prisa, Lluís y Maricel llevarán rato esperando, y hace mucho, mucho frío, y este grupo va demasiado despacio, les damos las instrucciones que creemos oportunas para que bajen y les comenzamos a dejar atrás ...

Una vez en el Pla de les Someres, nos miramos unos a otros, y vemos el grupo numeroso que sigue bajando torpemente, aunque sin problemas ... el gorro de Guillem muestra el frío que hemos pasado ... descansamos brevemente, nos volvemos a reagrupar los 3 componentes del grupo y continuamos para abajo, ahora toca bajar hacia el refugio de Pradell, que ya se intuye allí abajo ... es tiempo de risas y felicitaciones, ¡felicidades Guillem! este es el espíritu que buscamos para el grupo ...

Una vez en el refugio, nos juntamos de nuevo con Lluís y Maricel, nos dicen que hace poco que han llegado. Tras un breve descanso, nos ponemos en marcha, aún nos queda cerca de una hora para llegar al coche ... vamos comentando lo que hemos sufrido y todo el entorno (lo poco que la niebla nos ha dejado ver), la verdad es que estas excursiones son muy, muy sufridas, pero son preciosas, es donde realmente se demuestra si uno tiene madera o no ... es un entorno hostil, donde todos los sentidos deben estar alerta y la adrenalina comienza a dispararse ... una vez llegas a la cima, una sensación indescriptible recorre tu cuerpo, ¡lo hemos conseguido y estamos todos bien! Eso es lo que cuenta, y esto es lo que perdurará en nuestra retina mucho tiempo ...

Llegamos al refugio de Cap de Rec (como había cambiado el día desde que llegamos por la mañana) y a los coches un poco más tarde, cansados sí, pero exultantes de felicidad ... los coches están completamente blancos, habrá que tener cuidado al bajar por la pista con el coche ... ¡HASTA LA PRÓXIMA COMPAÑEROS!

En verano Baja, en invierno se puede catalogar de Media-baja por la nieve existente, en nuestro caso, y debido a las condiciones climáticas (nevada, niebla, aire, frío, ...) la catalogamos de Media

by Maligno

Participantes

Picos

Otros


VOLVERVOLVER

(C) Rocs&Pics 2017 - Aviso Legal - Mapa Web

Todas las fotos de las crónicas están disponibles en resolución fotográfica bajo demanda expresa al grupo.

Para cualquier consulta escribir a: webmaster@rocsandpics.net

Colabora con nosotros