Logo cabecera
 
 
 
Usuario Usuario Anónimo

Acceso rápido
Nick
Contraseña
  Acceder  

Acceso clásico
No recuerdo mi contraseña
Recomendado Registrarme. Nuevo usuario
Búsquedas

Buscar una excursión

Búsqueda avanzada

Valid HTML 4.01 Transitional

CSS Válido!

Cresta de Espadas
Ficha
Imagen portada de la excursión
Fecha 10 de Septiembre de 2006
Tipo de excursión Alta Montaña
Dificultad AD, +1475m., -1475m.
Conseguida Conseguido Sí
Excursión visitada 6146 veces ( 2 esta semana )

Crónica

1er día: 9/9/2006

La mítica cresta de Espadas rondaba en nuestras cabezas desde el año 2005, dicho año la habíamos dejado como colofón final a la temporada de verano, pero al final, la nieve hizo acto de presencia con demasiada antelación y nos tuvimos que olvidar de hacerla.

Siempre es alguien el que saca el comentario correspondiente a la salida en cuestión, esta vez le había tocado el turno a Albert Majós, un gran montañero y compañero al que habíamos conocido en la salida al sector del Gourgs Blancs, aunque por circunstancias misteriosas dejó de ser miembro de los R&P a finales del 2005, si lees esto Albert, recibe un cordial saludo.

Siete éramos los elegimos para la gloria, Guiller, Juanma, Jotas, Anabel, Sergio, Toñi y yo mismo, el Maligno, aunque a última hora Guiller no pudo acompañarnos debido a un pinzamiento en la espalda. Ya habíamos llamado al refugio (o mejor al Hotel) el Forcau "Ángel Orús" y teníamos nuestras plazas reservadas, la 'meteo' no pintaba nada bien, pero había que aprovechar el puente del día 11 de Septiembre en Catalunya, así que había que correr riesgos.

A última hora, Jotas y Anabel decidieron no ir al refugio, prefirieron acampar en el Ibón de Llardaneta, cosa que comuniqué al refugio y que no gustó nada a los guardas, parece ser que las indecisiones no les gustan demasiado, y la verdad es que tienen algo de razón, o se va o no se va, pero en los refugios de montaña no se debe llamar para reservar por si acaso y luego llamar a última hora para anular la reserva, ya que esto podría conllevar que alguien que realmente quisiera ir no pudiera por falta de dicha plaza.

Se cumplía justo un año de otra salida mítica, la salida al sector del Vignemale, allí habíamos conquistado cinco 3000's más para el grupo. Con esta nueva salida a la Cresta de Espadas también engrosaríamos las arcas de los R&P en cuanto a 3000's se refiere, ya que está compuesta por seis magníficos 3000's, ¿qué coleccionista de 3000's lo podría resistir? Desde luego R&P no podría resistirse a tales encantos, era como un canto de sirena que nos llamaba con su voz melodiosa.

Toda la semana estuvimos vigilando la 'meteo' y rezando para que el Domingo 10 tuviéramos una ventana de buen tiempo, pero todas las web's consultadas apuntaban a lo mismo: ¡mal tiempo! Queríamos creer que dicho mal tiempo nos sorprendería sólo por la tarde y que podríamos así aprovechar toda la mañana para hacer la Cresta ... los cánticos de sirena eran aún fuertes y terminaron por convencernos de que estábamos en lo cierto.

A las 10:30 llega Sergio a Cerdanyola, metemos sus cosas en el maletero de mi Focus y nos vamos a por Juanma, una vez ya estamos los 4 en el coche, y más o menos a las 11:15 nos ponemos en marcha, cogemos nuevamente la A-2 (antigüa N-II), sabemos que hay que salirse en la salida 461 (Alfarrás), pero nos la pasamos sin darnos cuenta, en el fondo es mejor así, ya que ahora saldremos por la salida 458 que es menos monótona. Lo dicho, salimos por la salida 458, pasamos Monzón y llegamos a Barbastro, justo a la entrada de este último pueblo cogemos un desvío a la derecha, hacia Graus, tras unos kilómetros pasamos el desvío hacia Ainsa y seguimos hacia Graus, la verdad es que esta carretera tiene una vistas muy agradecidas y la carretera no es tan monótona como la de Benabarre.

Llegamos a Graus a eso de las 14:00, así que decidimos parar a comer un buen menú del día que nos sentó bastante bien a todos. Sobre las 15:20 reanudamos la marcha y ya no pararemos hasta llegar a Benasque. Antes de llegar a Benasque pasamos por Eriste (1118 m), al llegar al final de dicho pueblo y a la izquierda vemos el desvío que tendremos que coger hacia el párking de la Cascada de Espigantosa (1550 m).

A las 17:00 hacemos entrada en Benasque (RUTA: Llegada --> Benasque) y lo primero que hacemos es dirigirnos a la tienda de Barrabés, ya que Sergio no ha estado nunca y quiere hacer una visita. La verdad es que entrar en esta tienda es para enamorarse de todo lo que se ve alrededor, todo nos gusta, parece que todo nos hace falta: mapas, botas, pantalones, camisetas, piolets, crampones, relojes, ... y tantas y tantas cosas. Subimos a la primera planta y Toñi se prueba pantalones, están muy bien de precio pero son tallas sueltas y al final no damos con la talla que necesita. Juanma también se prueba pantalones pero al final decide no comprarlo, parece que le iba un poco justo en las piernas. Después de ver a todos probándose cosas, a mí me entra envidia y opto por probarme yo también camisetas térmicas, pero como los demás, al final tampoco compro nada.

Salimos de Barrabés medio mareados y volvemos por la carretera en dirección a Eriste, justo entrando a la derecha volvemos a encontrar nuestro desvío hacia la Cascada de Espigantosa. Al principio el camino está asfaltado, pero tiene mucha pendiente y hay mucha curva cerrada, tras esta primera gran subida se acaba el asfalto y comienzo un camino forestal que está en bastante buen estado, pasamos por 2 cruces (en el primero cogemos hacia la izquierda con fuerte pendiente de bajada, en el segundo cogemos el ramal de la derecha), dichos cruces están muy bien señalizados y siempre seguiremos hacia el refugio o hacia la cascada, según lo que indique. Hay trozos en el que el camino vuelve a estar asfaltado, pero hay que tener cuidado con los canales de desagüe, ya que si vamos en un coche bajo podemos dar un buen roce. Mi Focus comienza a oler a goma quemada, supongo que del embragüe, la verdad es que vamos bastante cargados y las pendientes son fuertes.

Llegamos al párking a eso de las 18:00 y aparcamos, vemos que hay muchos 4x4, aunque con cualquier turismo y con un poquito de cuidado podremos llegar sin mayores problemas.

Comenzamos a preparar las mochilas, cogemos el dinero, ¿el dinero? ¿Dónde está mi bolso? Me lo he dejado colgado en el probador de Barrabés, ¡vaya cabeza la mía! Tengo una raya de cobertura y Sergio me dice que llame al 11822, así lo hago y pido el número de Barrabés, me lo dan y me conectan con ellos, pero comunican, ¡maldición! Llamo después al 11888 y me vuelven a dar otro teléfono, cuelgo y llamo yo directamente, pero resulta que es una tienda de aventura distinta de la yo busco, como son de Benasque les pido a ellos el teléfono de Barrabés, son muy agradables y me lo dan sin problemas, así que vuelvo a llamar y esta vez, por fin, es la tienda deseada, les comento lo de mi bolso y me dicen que sí, que está allí, así que les digo que si me lo pueden guardar hasta el Lunes, me dicen que sí, que allí estará, así que podremos empezar la subida al refugio un poco más tranquilos, por lo menos yo.

Salimos del párking más o menos a las 18:30 por su parte derecha, en la que encontramos una especie de pequeña senda que a los pocos metros nos deja en otro camino más grande en el que vemos un par de carteles, a los pocos minutos atravesamos un puente, en frente de nosotros baja la bonita cascada de Espigantosa. Ahora toca subir por un camino más estrecho que el que llevábamos hasta el puente, en realidad, el camino que va hasta el refugio bien lo podemos dividir en tres subidas con un tramo más o menos llano entre el final de una y el comienzo de la siguiente subida. La primera subida que encontramos es la segunda más larga y la segunda más fuerte, pero se hace bastante bien, luego vendrá un terreno para recuperar un poco las piernas y enseguida otra subida más corta que la primera, tanto que se hace en un abrir y cerrar de ojos (entre 5 y 10 minutos), en los descansos entre subida y subida, si vamos atentos, podremos ver algún que otro pequeño refugio de pastor hecho a base de piedras y con un pequeño hueco que hace de puerta, también podremos observar el refugio arriba a la izquierda mucho antes de que lleguemos a él.

La verdad es que Sergio y Juanma van como un tiro, Toñi y yo quedamos rezagados una y otra vez y al final les digo que vayan ellos tirando, que ya nos veremos arriba en el refugio, el camino no tiene pérdida y ya lo había hecho yo otra vez, además, las marcas amarilla y blanca de PR no dan lugar a excesivas dudas. Toñi llevaba un ritmo lento, no tenía excesivas ganas de venir a esta excursión, pero yo sin ella no me quería ir 3 días, de todas maneras se le notaba en su ritmo cansino que hacía ya un año de su última salida veraniega al Vignemale, demasiado tiempo entre una salida y otra, aún así y gracias a su gran espíritu de sacrificio, seguía adelante, por supuesto, yo iba siempre a su lado, bastante había hecho la pobre que me acompañaba casi sin ganas como para dejarla rezagada y yo tirar con el resto, además, ese ritmo me beneficiaba y me venía muy bien.

La tarde no está excesivamente buena pero aguanta sin llover, a las 20:00 comienza la cena y el reloj no deja de avanzar hacia dicha hora y aún nos queda la última subida, la peor de todas, la más larga y dura, en la que hay que superar 300 metros de desnivel para llegar casi hasta el mismísimo refugio.

Antes de comenzar dicha última subida, Toñi y yo nos cruzamos con otros 2 catalanes que bajan (la verdad es que en esta fecha hay muchos por la zona), nos comentan que nos quedan unos 45 minutos hasta llegar al refugio (2148 m), miro mi reloj preocupado y calculo que llegaríamos sobre las 20:15 o más, aún estamos en los 1800 metros de altitud y lo peor está aún por venir. Los 2 catalanes nos comentan que habían subido ese mismo día desde el párking (1550 m) hasta el Posets (3375 m) y ya iban de vuelta y que había hecho un día magnífico, pero que se estaba tapando por momentos. Nos despedimos Toñi y yo de ellos y continuamos nuestra marcha, ¿estarán ya Sergio y Juanma en el refugio?

Toñi cada vez va más tocada y baja de moral, se va preguntando una y otra vez qué demonios hace allí, yo la animo y la voy dando ánimos, que ya nos queda poco, le comento que nosotros llegaremos al refugio y que al día siguiente nos quedaremos por los alrededores tomando un poco el sol, ella no dice nada ... la verdad es que es una lástima perder esta gran oportunidad de hacer la cresta, pero dá igual, otro año será, lo importante es disfrutar de la montaña y si estoy con Toñi, mucho mejor ...

¿Qué harán Anabel y Jotas en el Ibón de Llardana? ¿Habrán hecho algún pico hoy? Nos habían llamado por la mañana, justo cuando nosotros salíamos de Cerdanyola ellos estaban en el párking de la cascada dispuestos a comenzar la subida, además, Anabel nos comentaba que le trajéramos un arnés, ya que el suyo se lo había dejado olvidado ... El arnés olvidado, el bolso olvidado, ¿sería esto un mal augurio?

Toñi seguía sufriendo en la última subida, la verdad es que el camino aquí tiene una fuerte pendiente, además, tiene muchas ziga-zagas, lo cual también hace que sea mucho más largo. La verdad es que verla sufrir tanto me está minando a mí también un poco la moral, así que voy adelantándome unos metros y la voy esperando animándola desde más arriba, ¡ánimo Toñi! ¡ya quedan sólo 20 minutos!, no sé si le causaba algún efecto beneficioso mis palabras, creo que no, porque seguía maldiciendo aquel camino cada vez más empinado.

La verdad es que yo ya no me acordaba de lo dura que era esta última pendiente antes del refugio, hacía ya 4 años que no pasaba por aquí hacia el Posets, eso sí, a medida que subía iba recordando lo duro que se nos hizo al Ferrer y a mí la subida por este camino, por tanto, era comprensible el calvario que estaba pasando la pobre Toñi, y más sin estar tan acostumbrada como yo al sacrificio que las montañas requieren semana tras semana.

Por fin llego al final del bosque, se acaban los árboles a mi alrededor y ya tengo justo en frente el Hotel Orús, se lo digo a Toñi para animarla un poco, pero es inútil. Para llegar al refugio aún nos queda una pequeña pendiente, pero más suave que la que hemos traído hasta ahora, vamos poquito a poco acercándonos al refugio, Sergio ya nos ha divisado y nos pega una voz para que nos apresuremos, nos dice que la sopa ya está servida, ¡maldición!

A las 20:06 llegamos al refugio, ¡por fin! Entramos y nos quitamos las botas, nos cambiamos de camiseta, dejamos la mochila en la taquilla y subimos ligeros al comedor. Ya han comenzado a dar las cenas, pero como el refugio está completo la cola es bastante larga, así que no hay miedo a que nos quedemos sin cenar. Cogemos 4 sitios donde podemos y comenzamos a cenar la sopa, el potaje de garbanzos, el pescado y la mousse de limón, era la primera vez en mi vida que probaba pescado para cenar en un refugio, y la verdad es que estaba buenísimo, la verdad es que en el Hotel Orús se está de maravilla y se come espléndidamente, es uno de los mejores refugios de montaña españoles de los Pirineos, tiene unas instalaciones magníficas, todo muy limpio y hasta agua caliente, todo un lujo que no ofrecen el resto de refugios (a menos que pagues el agua caliente aparte).

El refugio está remodelándose, la verdad es que ya ha pasado mucho tiempo desde que lo visitamos allá por el 2002 en nuestro primer ascenso al Posets (3375 m), estaba todo nuevo, casi se podía decir que estrenábamos nosotros el refugio, era una maravilla, recién pintando, escaleras con maderas nuevas, todo estaba como nuevo ... ahora el agua y la nieve del invierno había hecho un poco de estragos, la pintura estaba caida por algunos sitios, algún trozo de pared se había caido, los escalones estaban más gastados que en el 2002, el habitáculo de las taquillas está bastante maltrecho y los servicios están un poco tocados ... pero en general, el refugio está de maravilla, es como un pequeño hotel en medio de la montaña, por tener, tiene hasta servicios con ducha en las habitaciones, ¡una pasada!

Antes de irnos a acostar le comento a Toñi si quiere que nosotros nos quedemos mañana en el refugio y nos levantamos tarde para dar una vuelta por los alrededores, pero inexplicablemente me dice que no, que nos levantamos a las 6:00 junto al resto de amigos de R&P y comenzamos con ellos la subida, me quedo maravillado de la fuerza mental que tiene la Toñi y le digo que estoy de acuerdo. En las taquillas conocemos a unos amigos del Sergio, parece ser que también van a hacer la cresta de Espadas, a ver si todos tenemos suerte mañana con la 'meteo'. Nos acostamos pronto para poder levantarnos a las 6:00.

2do día: 10/9/2006

A las 6:00 AM toca diana y hay que levantarse, nos lavamos la cara y vamos para el comedor a desayunar, un buen tazón de Cola-Cao con magdalenas y unos cereales con leche fría, también hay galletas, tostadas, mermelada, mantequilla, en fin lo que cada uno prefiera.

Tras el excelente desayuno, bajamos las escaleras y preparamos las mochilas, armamos los palos y nos disponemos a salir del refugio a eso de las 6:45. Sergio y Juanma siguen fuertes, Toñi y yo vamos tirando detrás, pero poco a poco se van despegando de nosotros. El camino sube sin tener las pendientes que encontramos en la parte final de la subida hasta el refugio. El día apunta a que será estupendo, no vemos ninguna nube por ningún sitio, incluso la luna despunta por encima de alguna montaña de los alrededores.

El camino se hace bastante bien, es muy llevadero, ahora una pendiente, luego un poco de descanso y así ... Juanma y Sergio nos tienen siempre a la vista, y nos van esperando de vez en cuando. Yo veo que les estamos retrasando demasiado en su conquista a la Cresta y le voy comentando a Toñi que si no se encuentra bien, que podemos pararnos y únicamente disfrutar del entorno, tomar el sol y descansar todo el día, pero me insiste en que no, que teníamos que seguir, en el fondo supongo que lo hace porque sabe que yo tengo muchas ganas de hacer esta Cresta, y por eso seguramente se estará obligando un poco; la verdad es que yo, desde ayer, me encuentro un poco desmotivado, ya que no me gusta llevar a Toñi para que sufra en ningún sitio, pero es un puente largo y no me quería ir sin ella a ningún sitio. Toñi es una pura sangre, y cuando se le mete algo en la cabeza lo hace sin más, así que seguimos tirando hacia arriba, es una gran montañera, aunque creo que ella no se dá cuenta de esto.

A las 7:30 llegamos a un cruce en el que encontramos un gran poste con tres indicadores de dirección, nosotros seguimos hacia el collado de Eriste (izquierda), por tanto, aún seguimos la misma ruta que lleva al Posets (3375 m), de hecho, nos vamos cruzando con gente que sabemos van al Posets, incluso nos preguntan si van bien, y les afirmamos que sí que van bien. Nos va adelantando algún que otro grupo, Toñi y yo vamos a buen ritmo, pero un poco lentos. Algunos de los que nos pasan, al ver la camiseta que lleva Toñi, nos preguntan que si somos de los R&P, y mi orgullosos, les decimos que sí ... atónitos les escuchamos decir que son visitantes de nuestra página, ¡qué bien! ¡qué alegría dá saber que hay más gente que nos sigue y nos lee! Estas son las pequeñas cosas que nos dan fuerzas para seguir adelante con este proyecto.

Continuamos remontando el valle para llegar al Ibón donde Jotas y Anabel nos esperan, el camino atraviesa el torrente de Llardaneta y sigue remontando por su parte derecha. Dejamos la subida por la Canal Fonda a nuestra derecha, por aquí bajaremos por la tarde si todo ha ido bien ... La verdad es que hay bastante gente que sube hacia el Posets por esta Canal, fue por aquí por donde nosotros hicimos esta mítica cima en Octubre del 2002, en aquel año aún se conservaba dicha Canal helada y había que subir con crampones, a día de hoy y con el calentamiento global del planeta, ya ha desaparecido la nieve de esta maravillosa subida, es una pena ...

A las 8:30 llegamos al Ibón de Llardaneta y encontramos al Jotas y la Anabel en su tienda de campaña particular, la verdad es que el paraje es de una gran belleza; primero llegan Juanma y Sergio, a los 15 minutos llegamos la Toñi y yo y nos reagrupamos, pasando a ser a partir de ahora 6 componentes. Sobre nosotros se alza ya majestuosa la Cresta de Las Espadas, el día sigue siendo magnífico y podemos observar que hay gente en la misma Cresta ...

La subida desde el Ibón hacia la cresta comienza con una fuerte pendiente, subimos rectos hacia arriba siguiendo hitos hasta que estos se acaban, giramos a la izquierda y continuamos por un camino más o menos llano que rodea por la izquierda una pequeña pared que encontramos a nuestro paso, tras esto, volvemos a encontrar hitos y volvemos a subir en diagonal hacia la derecha. Anabel y Jotas nos amenizan un poco la subida contándonos su aventura del día anterior en la Forqueta, lo cual, a algunos de nosotros nos pone los dientes largos, pero al fin y al cabo es otro 3000 que apuntaremos a nivel de grupo ...

Una vez superado este gran repechón desde el Ibón nos encontramos cara a cara con la cresta de Las Espadas, es magnífica. Justo delante de nosotros y un poco más retirada de la Cresta vemos la Tuca del Forao de la Neu (3080 m), no sabemos si lo haremos o no, ya que está bastante retirado y hay que bajar mucho, esto nos podría suponer que nos cogiera el Palomo en mitad de la Cresta y no sería muy bueno para nadie.

A nuestra izquierda vemos un pico en el que hay bastante gente y parece ser que dicha gente comienza allí la Cresta de Espadas, por tanto, suponemos que será el primer 3000 del día, el Diente Royo (3010 m). Nos encaminamos hacia dicho pico entusiasmados, ya tenemos el primer 3000 a tocar. Juanma y Sergio siguen el GPS y se desvian más hacia la derecha, nosotros seguimos rectos hacia el pico, salvando alguna que otra pared que se nos pone por delante. Como siempre, los GPS's nunca se equivocan y fuimos nosotros los que no íbamos por el buen camino, al final Juanma y Sergio sucumbieron a la euforia de creer en el primer 3000 y volvimos a juntar nuestros caminos para llegar juntos al Diente Royo.

Son las 9:45 y estamos en la cima de nuestro primer 3000 del día, ¡qué gozada!, nos hacemos la foto de rigor y nos preparamos para seguir por la afilada Cresta. Las vistas aquí son privilegiadas, los Culfredas, Bachimala, las Forquetas, los Eristes y abajo en el valle, el refugio de Viadós.

Bajamos unos metros hasta una especie de collado, guardamos los palos y comenzamos a subir por la cresta, la verdad es que las piedras están muy afiladas, tanto que al poner la mano en una de las piedras me produje un corte por el que comencé a sangrar bastante. La enfermera Anabel bajo las prisas del Jotas me hizo un vendaje de emergencia que fue suficiente para parar la siempre escandalosa sangre.

El Posets (3375 m) se ve allá a lo lejos, aún nos queda mucho, mucho por recorrer, además, para llegar a él tendremos que pasar un par de pasos complicados, uno antes de afrontar la parte final de la subida a Las Espadas (3332 m) y otro después del paso del Funambulista, justo antes de llegar a la cima de la Tuca de Llardaneta (3311 m), aunque hay que decir que el primer paso, de unos 3 metros, es el más complicado de los dos, algunos lo han catalogado de II+ o incluso III grado, mientras que el segundo, de unos 8 metros, no tiene mucha historia para ser superado, tan sólo hay que buscar el sitio idóneo para nuestras posibilidades.

Desde abajo pudimos ver un pico en forma de triángulo y de color blanco entre el Diente Royo y el Pavots, pero ni tiene nombre ni está catalogado como 3000, ¡es una pena!

La cresta no tiene demasiadas complicaciones y asegurando bien 3 puntos de apoyo la haremos sin problemas. Poco a poco vamos acercándonos a nuestro segundo objetivo del día, el Pavots o Tucón Royo (3121 m), tampoco hay demasiadas cosas que reseñar para llegar a él, no hay pasos complicados, pero siempre hay que asegurar el siguiente paso, ya que un resbalón nos podría costar muy caro aquí. Llegamos al segundo 3000 del día a las 10:30, foto y toca seguir para abajo, ahora el camino está bastante trillado y es muy evidente, además, gana algo de amplitud.

Bajamos unos metros hasta el collado de Pavots y volvemos a subir, esta vez hacia Las Espadas (3332 m), a nuestra derecha queda otro posible 3000, la Tuca Forao de la Neu (3080 m), aunque por esta vez y sin que sirva de precedente lo dejamos correr, el Palomo acecha y está bastante retirado de nuestro camino.

Hay gente que va delante nuestro, a muchos metros de distancia de nosotros, y nos van haciendo de referencia de por dónde ir más o menos. La subida hasta Las Espadas (3332 m) se abre ante nosotros, estudiamos un poco el terreno y parece que intuimos dos posibles pasos complicados antes de llegar a la cima, hablamos de si ponernos o no el arnés ... Dado que los del refugio nos habían dicho que no hacía falta usar el arnés y vista que nos iba a entorpecer el avance, decidimos seguir sin arnés mientras sea posible.

A las 11:35 llegamos al primer punto comprometido del día, es un paso de unos 3 metros de altura, Sergio y Juanma lo pasan primero, luego el Jotas, tras él la Toñi, seguimos sin optar por la opción arnés, aunque en este punto dudamos un poco, ya que una caida aquí nos llevaría 400 metros para abajo, aún así, y para minimizar tiempos seguimos adelante sin el dichoso arnés. El paso es bastante comprometido, sobre todo para la gente bajita, ya que los buenos agarres están bastante arriba y hay que estirarse bastante, además, lo óptimo es tener una piernas largas para que nuestro pie izquierdo llegue a una especie de resalte donde nos podremos impulsar con facilidad, si no llegamos bien a este resalte se hace todo más complicado. También hay que tener aquí presente el peso de la mochila, ya que éste tira de nosotros hacia el abismo ... yo me pongo debajo de la Toñi por si acaso y la guío los pasos a seguir, Jotas desde arriba siempre está atento por si tiene que alargar la mano. Al final la Toñi logra pasar sin problemas, detrás voy yo y finalmente pasa la Anabel.

Todos hemos tenido un buen subidón de adrenalina, sobretodo la Toñi que no está acostumbrada a estas historias, pero finalmente el grupo ha resuelto la situación con coraje y éxito ... yo miro hacia arriba y veo el posible segundo paso complicado antes de llegar a Las Espadas (3332 m), pero prefiero no comentarlo, no hace falta poner nervios en el resto del grupo,

A medida que subimos, nos vamos dando cuenta que el posible segundo paso difícil no es tal, esto es mucho mejor para todos y nos permite respirar con mayor tranquilidad.

Llegamos sin excesivos problemas a Las Espadas (3332 m) a las 12:20, foto de rigor y seguimos para abajo, hacia la Brecha Llardaneta, las vistas sobre la Maladeta-Aneto y sobre el macizo del Clarabides-Perdiguero son magníficas. Bajamos con cautela, ya que hay piedra muy descompuesta y un resbalón en ese punto no vendría muy bien para nadie. Encabeza el grupo Sergio, que poco a poco se va soltando en estas alturas, atrás quedó ya aquel mítico fiasco en el Crabioules ... La primera parte de la bajada hasta la Brecha de Llardana se hace por la parte derecha, luego cambiamos de lado ya que es imposible seguir por aquí y nos metemos por una especie de pequeña canaleta hasta desembocar en el paso del funambulista, es importante recalcar que en esta bajada es mejor tener el punto de gravedad muy cercano al suelo para procurar no resbalar y no tirar así piedras al que va por debajo nuestro, también es bueno llevar una distancia prudencial con el que nos precede para evitar esto mismo.

Son las 12:40, acabamos de superar un pequeño muro de unos 3 metros y Sergio se enfrenta al Paso del Funambulista, 6 metros de auténtico vértigo que Sergio prefiere afrontar con el culo en el suelo y arrastrándolo por dicho paso, pasa sin excesivos problemas los primeros 6 metros, luego el paso sigue otros 2 metros más hasta la pared que tendremos que subir de unos 8 metros, pero este último tramo lo hace de pie, aunque con el punto de gravedad cercano al suelo por si acaso.

Tras él le toca el turno a la Toñi, ella le emula y pasa arrastrando el culo por el paso, yo la sigo atento con la mirada por si pasa cualquier cosa, le digo al Sergio que la eche un vistazo también, pero él ya tiene bastante con mirar dónde pone él los pies, no está el tema como para hacer muchas florituras. Insisto una y otra vez a la Toñi en que debe mirar sólo para delante, nunca mirar hacia ninguno de los 2 lados, ya que sino, el miedo podría apoderarse de ella. Las piedras caen por los 2 toboganes que se abren a los 2 lados del Paso del Funambulista, creo que Toñi no le pone atención a esto, mucho mejor así, ya que si lo escuchara se podría poner más nerviosa, yo escucho rodar y rodar las piedras hasta abajo, tardo mucho en dejar de oirlas caer, ¡buf! mejor no pensar en qué pasaría si en vez de una piedra fuera uno de nosotros ...

Por fin la Toñi llega a los 2 últimos metros y los pasa sin problemas, había llegado mi momento, yo lo veo claro, no arrastraré mi trasero por allí, ¿qué clase de montañero sería entonces? Decido pasarlo de pie, eso sí, con el punto de gravedad bajo por si acaso, la verdad es que se pasa bastante bien de esta manera y mis otros compañeros que me siguen lo hacen igual que yo. En último lugar pasa nuestro Kawasaki particular, al que Juanma le dice que pare para hacerle una foto y que muy arregañadientes consigue para la posteridad.

Hoy me encuentro muy confiado y paso a encabezar el grupo, ahora se abre ante mí una pared de unos 8 metros que hay que superar, tras unos minutos de búsqueda comienzo a ver clara la vía que seguiré, por la parte izquierda de la pared, hay que hacer algo de fuerza con los brazos pero en algunos sitios hay hasta una especie de peldaños que hacen que se suba bastante bien. Anabel decide ir por otra vía, Jotas por otra aún distinta y el resto del grupo sigue la vía que yo he subido, ¡somos R&P! que todo el mundo lo tenga claro, aquí cada uno sube por donde le dá la gana, nunca hay que repetir la vía del que nos precede, nos es una buena costumbre ... je, je, ...

Son las 13:20, ya no nos queda más adrenalina que bombear, pero tampoco tenemos más pasos difíciles que superar, nos encontramos ya en la Tuca de Llardaneta (3311 m), foto de rigor en el 4º 3000 del día y a continuar al siguiente.

Sigo encabezando el grupo, pero ahora por un terreno más fácil en el que prácticamente se puede ir de pie y sin apenas usar las manos. A las 13:38 llegamos a nuestro 5º 3000 del día, la Tuqueta Roya (3273 m), una cima característica por su color rojo. Otra foto para la colección y a seguir rumbo al Posets (3375 m).

En esta cima nos coge un montañero solitario que va también haciendo la mítica Cresta, aunque va más fuerte y sobrado que nosotros, y tras una breve charla con el Jotas, nos deja atrás sin piedad.

Bajamos unos metros y llegamos a un pequeño collado, dicho collado es el final de la Canal de Jean Arlaud y tiene este mismo nombre, collado Jean Arlaud. Desde aquí, se abre ante nosotros un camino que circula por una pedrera bastante fuerte y que zig-zaguea sinuosamente. Anabel, Juanma y Sergio suben ahora los primeros, van muy bien de fuerzas, Toñi y yo vamos justo detrás, ya no vamos tan sobrados de fuerza, Jotas viene un poco más atrás ...

A las 14:05 coronamos nuestra última cima de la Cresta, el Posets (3375 m). Una foto y un poco de descanso y hay que seguir para abajo, aún queda pendiente el Diente de Llardana. Las vistas hacia la cresta son impresionantes, la niebla comienza a entrar y la lluvia empieza a hacer acto de presencia. Comento con el Jotas sobre cuando hicimos esta cima en el 2002, en Octubre aún tenía nieve.

Comenzamos la bajada, vamos ligeritos, aunque a la Toñi comienzan a dolerle mucho los pies, las botas parece ser que le rozan y le ha salido alguna que otra ampolla. El camino es más que evidente y está más que pisado, además, no hay nieve y se baja muy bien. A veces el camino se convierte en tartera y hay que ir clavándose para no bajar más allá, esto a la Toñi le duele especialmente.

Juanma y Sergio tiran delante, a tramos corren, a tramos paran y así ... detrás Toñi y yo, y detrás Jotas y Anabel que van sin prisas, ya que sólo tienen que llegar hasta su confortable tienda en el Ibón de Llardana, al resto nos queda mucho más tramo.

Cada vez llueve más fuerte y el Palomo, definitivamente, ha entrado ... comenzamos a escuchar relámpagos, las cimas empiezan a taparse con la niebla, ¡buf! qué suerte hemos tenido de poder haber hecho la cresta de Las Espadas ...

A las 15:00 llegamos a pies del Diente de Llardana, hablamos de si subirlo o no, Juanma está con muchas ganas de subirlo, pero finalmente y debido al tiempo, el grupo decide dejarlo para otra próxima aventura. Continuamos la bajada por la Canal Fonda, Sergio y Juanma van como un tiro, Toñi sigue pero va con los pies muy mal, yo voy con ella y la voy animando en lo que puedo.

Acabamos la Canal Fonda a eso de las 15:30, Sergio y Juanma deciden tirar hasta el refugio, es mejor así, Toñi y yo tiraremos más lentos ... Jotas y Anabel se despiden y se desvían hacia el Ibón ... Toñi y yo estamos sólos, pero nos tenemos el uno al otro, más que suficiente para llegar hasta el refugio ... la lluvia arrecia, y nos paramos a ponernos las chaquetas impermeables, yo aprovecho para poner la funda impermeable también a la mochila, Toñi no tiene ya fuerzas ni para eso ... los relámpagos cada vez se escuchan más fuertes ...

No paro de animar a la Toñi en todo momento, aunque a veces sería yo el que necesitaría ánimos, ya que también estoy muy cansado, pero alguien tiene que tirar de ambos y en este caso me ha tocado a mí. En mi cabeza sé que aún falta bastante hasta el refugio, sobre todo porque vamos muy despacio, pero le voy cantando a la Toñi unos tiempos un poco más recortados para que no baje la guardia, ya que a mí me sería complicado llevarla hasta el refugio y bajo ningún concepto la iba a dejar allí a ella sóla.

El camino es fácil de seguir, pero resbala bastante debido a la lluvia que no cesa, tiro y tiro de la Toñi, apenas la dejo descansar, pero es que los relámpagos dan realmente miedo. A medida que bajamos la lluvia se hace más fuerte y mi impermeable del Decathlon comienza a "hacer aguas", pero no hay tiempo que perder ... En una de las bajadas por piedras, resbalo y me doy con una piedra afilada en la pierna, justo por debajo de la rodilla, un grito resuena en la montaña ... ¡DIOS, QUÉ DOLOR! Paro un minuto, pero sigue lloviendo y me sigo mojando, así que, con un gesto de rabia y cojeando, sigo tirando del grupo de 2 que formamos la Toñi y yo ...

Cada vez se me hace más interminable, y parece que nunca llegaremos al refugio, pero esto sólo lo pienso para mí, nunca le digo a la Toñi nada, a ella le voy diciendo que faltan 45 minutos, 30 minutos, 25 ... detrás de aquel montículo, detrás de aquel resalte, ... pero llegamos al sitio y seguimos sin ver el refugio ...

Juanma y Sergio llegan al refugio a eso de las 16:25, nosotros llegamos una media hora después ... Dios qué cansancio y qué mojados estamos ...

Entramos al refugio bajo un chorro de agua que cae en la puerta desde el tejado, nos quitamos la ropa mojada y la colgamos en las cuerdas, también nos quitamos la mochila y la dejamos en la taquilla.

Toñi y yo subimos medio cojos hasta el comedor y nos sentamos en una de las mesas para hacer resumen del día junto a Juanma y Sergio. Con nosotros se sientan también unos amigos del Sergio que también han hecho hoy la Cresta de Espadas y nos amenizan la velada contándonos sus increibles aventuras, sobre todo su subida al Cervino, un relato espeluznante ...

Una buena ducha calentita nos deja como nuevos, y la cena con judías verdes con jamón y albóndigas, nos suben el ánimo un poquito más ... tras esto, y tras otro largo rato de charla, la cama nos aguarda hasta el día siguiente, qué bien se está en estas camas y con estas mantas mientras fuera llueve sin cesar ...

3er día: 11/9/2006

Nos levantamos a eso de las 6:50, Toñi sigue con los pies magullados, no desayunamos en el refugio, ya lo haremos en Benasque, cuando haya recuperado el bolso en Barrabés, la bajada se vuelve a hacer dura para la Toñi, sobre todo la primera parte, la fuerte bajada que hay unos minutos después de abandonar el refugio.

La verdad es que hay que poner especial atención a un cruce que hay para no cogerlo y desviarse, ya que este no es el camino, nosotros lo hicimos siguiendo a otro grupo y tuvimos que recular de nuevo. Tras esto y con las piernas ya calientes, comenzamos a bajar más rápido hasta llegar por fin a la Cascada de Espigantosa. Antes de llegar pudimos ver las maravillosas setas venenosas que en tantos cuentos para niños se han explicado, ¡tener cuidado de no cogerlas!

Aquí cogemos ya el coche y hacia Benasque. Lo primero que hago es ir a Barrabés, aunque está cerrado y tengo que esperar 20 minutos hasta que abren ... luego al bar y a tomarnos un buen desayuno, un buen bocadillo de tortilla francesa calentita, uhmmmm!!!!

Tras esto y con el estómago repleto, para casa ... una vez más, ¡OBJETIVO CONSEGUIDO!

by Maligno (fotos: Juanma & Maligno)

Participantes

Picos

Otros

/dat/img/graficasDesnivel/651.jpgGrafica Desnivel
/dat/img/mapas2D/653.jpgMapa 2D
/dat/img/mapas3D/652.jpgMapa 3D

VOLVERVOLVER

(C) Rocs&Pics 2022 - Aviso Legal - Mapa Web

Todas las fotos de las crónicas están disponibles en resolución fotográfica bajo demanda expresa al grupo.

Para cualquier consulta escribir a: webmaster@rocsandpics.net

Colabora con nosotros